lunes, 19 de mayo de 2008

Dimidium facti, qui coepit, habet



“Quien comenzó, ya hizo la mitad”


(Horacio, Epístolas, Libro I, Ep. 2)

No podría comenzar con mejor cita que ésta. Hace mucho tiempo que acariciaba la idea de iniciar un blog de citas latinas en español pero, distraído por otras ocupaciones, siempre postergaba el proyecto. Hoy siento que, como dice Horacio, una parte importante del trabajo ya está hecha, quizás la parte más difícil… comenzar.

Esta cita encierra un profundo conocimiento de la naturaleza humana. Los hombres rebosamos siempre de proyectos y propósitos, nunca nos encontramos faltos de deseos y objetivos, pero constantemente diferimos su realización para otra oportunidad. Como si dispusiéramos de un tiempo infinito, creemos constantemente que ya encontraremos un momento mejor, que todavía es demasiado pronto, que ya se presentará la situación adecuada, que si esperamos y descansamos podremos empezar con mayor energía, entusiasmo, convicción…

Un proverbio chino reza: “hasta el viaje más largo comienza por el primer paso”. Ese primer paso es, sin duda, el más difícil. Pero una vez dado, el resto le sigue casi automáticamente. Iniciado viaje, nos convencemos de la necesidad de seguir adelante, de no desviarnos, de alcanzar, finalmente, nuestro destino. Todo proceso tiene una cierta inercia. Una vez iniciado el movimiento, es menor la energía necesaria para mantenerlo.

Pero la belleza de esta frase horaciana no deriva sólo de su sabiduría. Es la elegancia de la concisión latina la que le otorga una fuerza especial. Esa capacidad de sintetizar complejos pensamientos con brevedad singular es lo que enviste a las citas latinas con un aura de magia y misterio. Respiramos o intuimos a través de ellas algo primordial o primigenio. Por eso nos atraen. Y por ello les rendimos culto en este blog.

No hay comentarios: